Cepillado básico

  

 

1. Coloca el cabezal del cepillo a lo largo de los dientes, con la punta de los filamentos en ángulo de 45º hacia el borde de las encías. Cepilla suavemente realizando pequeños movimientos circulares.

 

 

 

2. Cepilla de este modo las superficies exteriores e interiores de todos los dientes siguiendo el contorno de las encías.

3. Limpia las superficies de masticación, colocando los filamentos del cepillo sobre ellas y realizando movimientos en dirección horizontal.


 

4. Cepilla las superficies internas de los incisivos superiores e inferiores colocando el cepillo en posición vertical y haciendo varios movimientos suaves arriba y abajo.

 

 

 


 

 

Uso de la seda dental 

 

La utilización de sedas y cintas dentales está indicada en la limpieza de la encía interdentaria que llenan por completo los espacios entre los dientes. No causa daño a la encía si se introduce 2- 3 hasta 5mm más allá de la punta de la papila. 

 

1. Corta unos 40 o 50 cm de cinta o seda y enrolla la mayor parte en el dedo medio de una de tus manos. Enrolla el resto en la mano opuesta, este dedo puede ir recogiendo la seda o cinta dental a medida que se va usando.

 

 

 

 

 

2. Sujeta firmemente la cinta o seda con los dedos pulgar e índice, dejando una distancia entre 2 o 3 cm entre los dedos de cada mano y con un suave movimiento de sierra insertarla en los dientes contra su superficie para limpiarla.

 

 

 

 

 

 

3. Cuando la cinta o seda llegue al borde de las encías cúrvala en forma de C contra uno de los dientes y deslízala suavemente en el espacio entre la encía y el diente hasta que notes resistencia. Repite este procedimiento con el resto de los dientes sin dejar ningún espacio por limpiar.

 

  

 5. Para utilizar más fácilmente la seda o cinta dental puedes emplear un aplicador de seda o cinta dental.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Texto e imágenes cedidos por DENTAID

Clínica Mancheño | clinicamancheno@gmail.com